↑ Zurück zu büchel65

Español

büchel 65 pink

65 días de bloqueos no violentos
del 26 de marzo al 29 de mayo de 2015

 

Base de
armas atómicas
en Büchel
(en Alemania, entre Koblenz y Trier)

 

Contamos contigo?

 

 

Bloquear Büchel – Participar en la desobediencia civil
Las armas atómicas todavía siguen siendo una realidad en Alemania. Por esto invitamos a grupos, iniciativas locales y personas a hacer visible su oposición contra la instalación y el almacenamiento de armas nucleares por medio de bloqueos no violentos. En todoslos días posibles de los 65 días, diferentes grupos van a bloquer durante un día (o más) el camino o el acceso a la base aérea de Büchel.
Vosotros llegáis el día anterior y preparáis vuestra acción con nuestra ayuda: ¿Cuánts portones queremos bloquear? ¿Cómo organizamos nuestro bloqueo? ¿Cómo nos comportamos durante un posible desalojo? Por las noches os quedaréis cerca (con mucho gusto os ayudaremos a encontrar alojamiento) y a la mañana siguiente os acompañaremos en la acción. Vosotros decidiréis cuándo termina vuestro bloqueo y completaremos el día de acción con una evaluación común.
Todo lo que necesitáis son 2 días de tiempo y personas que ya por adelantado podéis inspirar a bloquear junto con vosotros. ¿Qué os parece si motiváis a vuestro grupo anti-nuclear o lleváis vuestro grupo local de attac? También podríais celebar vuestro cumpleaños directamente delante del portón de acceso. Con cada bloqueo generamos confusión en rutina del funcionamiento de la base. Y de esta manera llamamos la atención una y otra vez sobre el tema de las armas atómicas que se almacenan aquí esperando su posible uso.
Nuestra idea de acción está en la misma tradición de „Faslane 365“ y „gorleben365„. En el pueblo escocés de Faslane activistas bloquearon desde el 1 de octubre de 2006 hasta el 30 de septiembre de 2007 la base de submarinos atómicos y en Gorleben en Baja Sajonia, Alemania, se estorbó desde el 14 de agosto de 2011 hasta el 13 de agosto de 2012 con numerosos bloqueos el tráfico de la construcción a la mina del cementerio nuclear.

Marco de acción
Entendemos por desobediencia civil acciones no violentas, en las que no nos restringimos a realizar actos permitidos por el estado, sino transgredimos ciertas prohibiciones en forma prudente. Haciendo esto nos arriesgamos o incluso provocamos una persecución legal por la acusación de cometer una infracción o un delito. Con ello el rigor de nuestra protesta contra condiciones escandalosas adquiere un valor especial.
No vamos a amenezar ni aplicar violencia física contra personas y tampoco vamos a insultar, burlar o devaluar a nadie. Vamos a respetar nuestros contrarios (policía, soldad@s, adversari@s de nuestra acción) como los seres humanos que son, incluso si criticamos sus papeles y sus acciones.
Esto también vale en caso de que resulten procedimientos judiciales a consecuencia de nuestras acciones: Queremos tratar a fiscales, jueces y a los demás con respeto, aunque los veamos como representantes del sistema político y jurídico que criticamos.
El comportamiento no violento es una muestra de veracidad para nuestros contrarios, para que no hagan uso de sus posibilidades de aplicar violencia, sino para que traten nuestro asunto en forma benévola. Pero nuestro comportamiento no violento no es garantía de que nosotros mismos no tengamos que sufrir violencia. Pero no vamos a responder con violencia aunque seamos provocados; seremos prudentes y nos quedaremos tranquilos.
Vamos a bloquear en manera no violenta el acceso a la base de armas atómicas de Büchel.

Abolir las armas atómicas – cerrar la base aérea de Büchel
El 26 de marzo de 2010 el parlamento alemán exhortó con una amplia mayoría al gobierno alemán que abogue dentro de la OTAN y directamente a los EE.UU. a retirar las últimas armas atómicas restantes en suelo alemán. Probablemente se almacenan aun 20 bombas atómicas estadounidenses en la base aérea de la Bundeswehr en Büchel. En caso de una guerra atómica se han previsto aviones Tornados alemanes en el enmarco de la llamada „participación nuclear“ para volar esas bombas a sus destinos.
Sin embargo, el anterior gobierno conservador/liberal y el actual gobierno conservador/socialdemócrata de Alemania han omitido de apremiar a la alianza de la OTAN para retirar las bombas atómicas de Büchel. Al contrario: secretamente no sólo el estacionamiento ha sido aprobado, sino también el renovamiento por armas atómicas más flexibles y más precisas (la llamada modernización). De esta manera se pretende mantenerlas en funcionamiento hasta 2050. Así por primera vez se introducirían bombas atómicas de precisión en Europa. Estas nuevas armas podrían poner en peligro las negociaciones de desarme entre la OTAN y Rusia. Con razón Rusia podría poner en cuestión la disposición al desarme de la OTAN y podría utilizar esto como una excusa para la propia modernización de su arsenal nuclear.
Al aceptar esta „modernización“ el gobierno alemán apoya una nueva espiral de rearme, en lugar de abogar por la extinción definitiva de estas armas de destrucción masiva. Y con ello ignora además la voluntad del pueblo, que por mayoría está en contra de mantener armas atómicas en suelo alemán. La „modernización“ cuesta miles de millones de euros, que se podrían utilizar para resolver los problemas más urgentes de la humanidad.

Las armas atómicas producen un sufrimiento infinito a millones de personas, no sólo cuando explotan, como en el caso de Hiroshima y Nagasaki, sino también a través de su existencia y de su producción. Las armas atómicas mantienen la cadena de producción atómica, la cual produce nuevas víctimas de radiación y destruye vidas humanas en todo el mundo.
La Corte Internacional de Justicia de La Haya declaró en 1996 – contra la voluntad de los estados nuclearmente armados – en un dictamen jurídico que no se permite el uso de armas atómicas, ni tampoco la sola amenaza de su uso. Al mismo tiempo afirmó expresamente que el Tratado de No Proliferación Nuclear de 1970 obliga a todos los estados que se adhirieron al tratado y que poseen armas atómicas, a desarmarlas por completo.
Nuestra respuesta a este desarrollo es la intensificación de nuestra protesta y resistencia exactamente en el lugar donde se almacenan estas armas de alto peligro y donde se practica su uso diariamente. Büchel en la región de Eifel se ha convertido en un lugar simbólico de la locura nuclear militar, al igual que anteriormente Mutlangen en los años ochenta. A esta locura queremos oponer nuestras demandas de desarme (nuclear) incondicional y de soluciones no violentas de los conflictos internacionales.

Junto contigo vamos a convertir Büchel en un lugar simbólico de la exitosa resistencia no violenta contra armas atómicas.
A finales de mayo termina la Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) en Nueva York.

¡Hagamos presión y bloqueemos 65 días hasta el fin de esta conferencia internacional!

Contacto: info.buechel65@buechel-atomwaffenfrei.de

Cuenta para donaciones: IBAN DE79 43060967 2029811502 | BIC GENODEM1GLS

DSCN3487A